Todos los mexicanos tienen el derecho constitucional de tener un hogar donde vivir, llegar a comer, bañarse, dormir. Decir “esta casa es mía”. Sin embargo, no toda la población labora en el mercado formal y por lo tanto no tiene acceso a créditos para adquirir una propia.